jueves, 9 de diciembre de 2010

Proceso e Instalación de murales en el Hospital Santa Lucía.

Este detalle muestra la relación de los murales con los nichos de la arquitectura del Hospital Santa Lucía. Más de un siglo, la recepción permaneció con las paredes vacías esperando que mi padre decidiera tranmitir su ADN a la próxima generación y persuadiera a mi madre de traerme al mundo, posteriormente mi nacimiento, finalmente mi educación y hasta que me decidiera a realizar las pinturas.

La imagen representa las radiaciones y destellos probocados por una retinopatía.

Pintando las primeras capas en posición horizontal. En la foto podemos ver un espécimen del Homo Sapiens Sapiens, expresando genes industriosos. Por otra parte, la abundante barba es un primitivo mecanismo defensivo para ocultar las expresiones emocionales de los músculos del rostro, es decir, la debilidad mortal.

Las pinturas necesitaban ser enrrolladas y desenrrolladas.

Evolución es desenrrollar, referencia de la época que los libros se escribían en papiros.


Tramando el iris.

Ojo derecho, sano.

Ojo izquierdo, enfermo.

Julián Bernatene.

2 comentarios:

Camila Baeza dijo...

Julián, hermosos los ojos sanos y enfermos y lo que ven. También re lindo que estén en un centro medico, ahora que poco que le todo a tu mamá en la parte de tu vida, porque si no fuese por tu padre y su ADN y la capacidad de atracción de él no estarías parece. Yo creo que tuvo mas participación. Beso enorme!

Julián Bernatene dijo...

No tengo animo de ofender a nadie, ni de poner algo encima de algo, es así de simple la realidad y la mayoría de las personas no quieren verlo. La mujer es una hembra, del quinto primate, el humano. Ella ejerce la presión selectiva sobre el hombre, por lo tanto responsable de la evolución de los fenotipos del hombre para demostrar sus recursos, fuerza y la salud de sus genes, entre múltiples requisitos. Por lo tanto el mérito es de él, en lo que al macho respecta. La mujer tiene muchos otros méritos, quiere todo y más. Saludos!